Skip to content
10empresa

Contabilidad financiera: definición y ejemplos

contabilidad financiera definición

Dentro de una organización, el dinero entra y sale, las deudas se pagan y se adquieren, se proyectan inversiones, se evalúa la liquidez… y todas estas operaciones se registran en los libros contables bajo un método específico, que permite mantener en orden las cuentas de la firma. Nadie podría ponerlo en duda: la contabilidad financiera está entre los aspectos más importantes de la gestión empresarial. Por eso hemos decidido redactar un informe especializado acerca de ella.

Para hacer un anticipo rápido del tratamiento del tema, te comentamos que hemos incluido los principales objetivos de esta clase de contabilidad, sus características elementales, los libros contables donde se plasma y muchos ejemplos extraídos de la realidad. Abordamos cada una de las aristas fundamentales del problema para que tengas un panorama mental concreto y delimitado sobre el mismo. Además, no nos quedamos en las nubes de la teoría sino que bajamos la explicación a lo concreto del día a día.

En fin, te invitamos a disfrutar de un análisis especializado realizado por un sólido equipo de profesionales. Aquí encontrarás data de primera mano, bibliografía confiable, enlaces seguros y toda la información que resulta imprescindible conocer acerca de la contabilidad financiera. ¡Satisfacción 100% garantizada!

Adelantamos que la “contabilidad financiera” representa un instrumento que se usa para producir –de forma estructurada y sistemática- datos cuantitativos expresados en unidades de moneda, de aquellas operaciones que efectúa una persona jurídica y de algunos hechos económicos que la afectan y que se pueden identificar y cuantificar. Su principal objeto es facilitar la toma de decisiones –a los distintos interesados- con respecto a tal ente económico.

Pero hay más, mucho más por descubrir, así que simplemente te alentamos a continuar leyendo para saber lo que realmente vale la pena saber.

Principales objetivos de la contabilidad financiera

Antes de establecer con claridad los objetivos de la contabilidad financiera, nos parece fundamental hacer una delimitación del término. Representa una variante o rama de la contabilidad que tiene como misión la recolección, clasificación, registro, resumen y comunicación de todas aquellas operaciones que se pueden valorar en términos monetarios, llevadas a cabo por determinado ente económico. Su función elemental es registrar históricamente (es decir, conforme va pasando el tiempo y en forma ordenada) la vida económica de cualquier entidad.

Creemos importante destacar que, junto con otros tipos de contabilidad (en especial la de costes y la administrativa), la contabilidad financiera conforma la arquitectura contable típica de toda empresa.  Algunos autores la denominan, a raíz de su carácter global, integrador y holístico, “contabilidad general”.

Dicho en otras palabras, busca recoger, ordenar, elaborar e interpretar datos contables destinados a personas u organizaciones ajenos a la empresa. Tales informaciones se encuentran sujetas a regulaciones externas a la organización (por ejemplo, el Estado, algunos colegios profesionales, gremios, organismos de control, asociaciones internacionales, entes, etc.).

Representa un sistema informacional que habilita la correcta medición del patrimonio empresarial y sus resultados periódicos, a través del registro sistemático de aquellas operaciones desplegadas a raíz de la actividad financiero-económico de la firma. Esto habilita la confección de las cuentas anuales, que se preparan en orden a ciertos estándares contables y regulaciones uniformes sobre su valoración, para permitir la correcta interpretación y contrastación por parte de aquellos agentes económicos que estén interesados en saber cómo funciona la empresa y qué rendimiento está teniendo.

Sin temor a equivocarnos, podemos decir que el principal objetivo de la llamada “contabilidad financiera” es brindar información concreta de la firma acerca de los siguientes puntos:

  • Resultados de las operaciones efectuadas.
  • Situación financiera actual.
  • Flujo de efectivo disponible para cualquier caso en que se lo necesite.

Si bien, evidentemente, se trata de ítems que a primera vista podrían parecer pequeños y limitados, engloban en sí mismos una amplia serie de procesos que se llevan a cabo en la organización a corto, mediano y largo plazo. De acuerdo con otros autores, esta clase de contabilidad plantea 2 grandes metas que son las siguientes:

  • Proveer datos certeros que den cuenta del estado financiero-económico de la entidad y del volumen de ingresos obtenidos por la misma a raíz de sus actividades. Aquí es importante hacer notar que tal estado se relaciona directamente con el patrimonio de la organización.
  • Realizar un registro ordenado de las transacciones realizadas por la firma, para crear una suerte de “memoria económica” en la entidad. Como podrás apreciar más adelante en el post, esto se transparenta en la confección de una serie de documentos contables específicos, que pueden tener carácter obligatorio u optativo de acuerdo con el caso.

Ya ves que la contabilidad financiera busca alcanzar unas metas muy determinadas para contribuir, a su vez, al logro de los objetivos previstos en el plan organizacional. Ahora que las conoces, te proponemos pasar al apartado que sigue para descubrir las características más patentes de esta orientación contable.

contabilidad financiera objetivos
Para qué sirve la contabilidad financiera

Consideramos fundamental que chequees las mismas para evitar confundirte con otras variantes contables que tal vez comparten algunos rasgos, aunque no el 100% de los atributos. Esperamos que seas capaz de discernir correctamente entre los diversos tipos de contabilidad y su verdadera injerencia en el devenir de las organizaciones.

Contabilidad financiera: características

Como seguramente sabes –si te has tomado el tiempo para navegar por nuestra plataforma y leer otros artículos-, existen muy distintos tipos de contabilidad. Cada uno de ellos presenta atributos que le son propios y que realizan significativos aportes a la gestión empresarial. En este sentido, a continuación exhibimos las principales cualidades de la contabilidad financiera en particular.

  • Se basa en la rendición de documentos informativos a terceros acerca de los movimientos empresariales desde el punto de vista financiero.
  • Abarca el 100% de las operaciones llevadas a cabo en el negocio y las ordena con criterios de sistematicidad y cronología.
  • Su implantación resulta absolutamente necesaria para informar, de manera oportuna, sobre todos los eventos acontecidos a quien sea pertinente hacerlo.
  • Representa una suerte de lenguaje económico común en el ámbito de las empresas, dado que es obligatoria (lo que no sucede, por ejemplo, con la contabilidad administrativa u otros tipos de contabilidad).
  • Recurre a regulaciones, estándares, procedimientos y principios contables ya establecidos a nivel local, regional, nacional e internacional para registrar cualquier transacción de tipo financiero.
  • Ofrece una acabada descripción de las operaciones registradas en libros contables por partida doble.
  • Está destinada a usuarios externos (es decir, a terceros que no pertenecen propiamente a la entidad, aunque sí pueden establecer relaciones con la misma).
  • Sus informes representan las cuentas anuales de una organización.
  • Brinda información de tipo histórica (es decir, se centra en operaciones ya acontecidas, que forman parte del pasado de la empresa, aunque haya sido inmediato).
  • Se ejecuta bajo estándares contemplados en distintas normativas mercantiles oficiales (puede haber variaciones de acuerdo al gobierno de turno y al país del cual se trate).
  • Se rige por criterios contables fijados en las regulaciones oficiales.
  • Su periodicidad, normalmente, es anual.
  • Tiene un nivel de información agregada por parte de toda la entidad.
  • Mira a ser fácilmente interpretable por todos los actores que requieran su consulta, gracias a que provee la información de manera estandarizada.
  • Descansa en el supuesto de que se registran datos verdaderos y surgidos de transacciones económicas que realmente sucedieron.
  • Intenta ser exhaustiva con las transacciones del día a día, evitando errores, omisiones o falsificaciones de los datos que pudieran traer consecuencias legales (sanciones, multas, inhabilitaciones, etc.) a la entidad.
  • Hace posible que los clientes decidan nuevas compras, que los proveedores busquen contratos, que los inversores compren acciones o coloquen dinero en la firma, que los bancos otorguen financiación… en fin, habilita una serie de decisiones fundamentadas en el estado económico de la empresa, que se conoce a través de los informes emanados de su contabilidad.

Pues bien, para hacer una síntesis, en este apartado acabamos de estudiar los principales atributos de la llamada “contabilidad financiera”. Ahora te proponemos pasar a la próxima sección para conocer, de manera detallada, cuáles son los libros más importantes que se usan para registrar las operaciones de la empresa a nivel financiero.

libros de contabilidad financiera
Ejemplos de contabilidad financiera

Libros de contabilidad financiera

Algo que nos parece importante destacar es que la contabilidad financiera mira, por sobre todas las cosas, a registrar, controlar y distinguir aquellas relaciones económicas que se dan entre la entidad y el resto de los agentes que se relacionan con la misma por medio de contratos de distinta naturaleza.

La contabilidad financiera, en el ámbito de la práctica real, está basada en la dualidad que convencionalmente se ha establecido entre las inversiones que hace la empresa (o sus activos) y la financiación que de los mismos se lleva a cabo (por cuenta ajena o propia), lo que se conoce bajo el nombre de “partida doble”. Esto implica mantener un equilibrio constante entre los activos y los pasivos de una organización, tanto en cada operación como en los agregados de las cuentas anuales.

De este modo es como habitualmente se llevan los libros de contabilidad financiera: por partida doble. Existe una convención generalmente aceptada sobre el activo empresarial, que consta de la suma de los pasivos exigibles más el patrimonio neto de la firma.

Según otros autores, esta vertiente contable consiste en una ciencia que se aplica a la medición de la evolución del patrimonio de una firma, que se calcula considerando su capacidad de obtención de beneficios económicos a futuro por medio de la combinación de los activos y pasivos que gestiona una empresa. También permite determinar los resultados de cada ciclo contable tras haberse realizado el cálculo final de la diferencia entre las ganancias obtenidas y los gastos realizados. Este cálculo se hace tomando como datos las operaciones registradas en los libros de contabilidad financiera.

En tales libros se expresan, de forma homogeneizada, los valores pertenecientes a los elementos del patrimonio bajo una moneda común. Esto también habilita su conversión a nuevas divisas (moneda extranjera) por medio del cálculo de su tasa de cambio. A través del despliegue de las diversas cuentas que integran el plan contable de una organización, es posible capturar, medir, representar y valorar en unidades de moneda aquellas variaciones en los ítems patrimoniales, como así también los egresos e ingresos de cada ciclo.

Ahora bien ¿por qué las entidades se toman la molestia de llevar libros específicos con registros detallados? Te diremos que la contabilidad financiera descansa en un supuesto de continuidad en la actividad empresarial: es decir, se supone que un negocio ha nacido para desplegar, una y otra vez a lo largo del tiempo, distintas acciones con impacto económico para generar ganancias. No es una operación que se hace una vez y listo, sino todo lo contrario: el objetivo es desarrollarse a largo plazo (al menos, en la mayor parte de los casos).

Esto nos hace pensar que los verdaderos resultados de una entidad no se podrían conocer, en apariencia, hasta su cierre o liquidación definitiva. No obstante, a través de los libros que se llevan durante un ciclo contable completo –lo cual implica una rendición de cuentas periódica por parte de la empresa- sí es posible obtener datos certeros sobre su situación económico-financiera.

En definitiva, estos libros se encargan de registrar las operaciones que modifican el patrimonio empresarial desde el inicio del ciclo contable hasta su fin, como lo demuestran los balances periódicos que se van preparando en cualquier firma.

Si lo que estás buscando son libros de contabilidad financiera gratis para descargar y aprender más sobre el tema ¡no desesperes! Justo aquí debajo te presentamos una selección de materiales que te resultarán muy útiles en este sentido. Simplemente pulsa sobre el enlace que más te interese y accede a contenido especializado sobre el tema, elaborado por expertos en la materia:

Ya que tienes a mano diferentes libros y materiales, termina de consolidar este tema con nuestra exclusiva selección de ejemplos de la contabilidad financiera en el siguiente apartado. Como habrás podido comprobar, no dejamos ningún detalle al azar y buscamos la satisfacción de todas las necesidades de nuestros lectores.

Ejemplos de contabilidad financiera

¿Te quedaste con ganas de más? Tranquilo, pues las cosas no se acaban aquí. A continuación te mostramos una pequeña pero completa lista de ejemplos de la contabilidad financiera, para que tengas una noción más acertada de su aplicación en la realidad de las empresas.

Aprovechamos para aclararte que solamente consignamos enlaces seguros, que han sido controlados y checados por nuestro equipo de profesionales. Queremos que disfrutes de la mejor información y que te asesores con fuentes de primera mano. Por otra parte, todos los links te permitirán acceder a material gratuito (tanto en el caso de los libros como de los ejemplos y ejercicios) para que consolides el tema desde casa, sin ningún percance.

En fin, ya ves que este tipo de contabilidad se aplica a una variedad de operaciones muy amplia, y que por eso tiene gran injerencia al interior de cualquier firma y con respecto al exterior. Es fundamental conocerla, tenerla en cuenta y saber manejarla; caso contrario, se deberán solicitar los servicios de un contador, administrativo o profesional idóneo que lleve a cabo la tarea.

contabilidad financiera en la empresa
Cómo utilizar bien la contabilidad financiera

Esperamos que la información que te hemos brindado en este post te haya resultado relevante. Hemos revisado la noción de “contabilidad financiera”, hemos repasado sus principales características, hemos fijado sus objetivos y conocido distintos ejemplos y libros que tratan sobre la misma.

Estás invitado a dejar tu comentario, opinión o pregunta en la caja que se encuentra justo aquí debajo. Nos interesa conocer la palabra de nuestros lectores y seguidores, para poder mejorar día tras día. Por otro lado, no dejes de seguir navegando por 10Empresa para informarte a fondo sobre muchos otros temas del amplio mundo de los negocios.

Fuentes

  • Romero, Álvaro (2018) Principios de contabilidad. México: McGraw-Hill.
  • Solorio Sánchez, Eva Raquel (2012) Contabilidad financiera. Palibrio.